Cuida tu espalda

Cuida tu espalda

Sigue nuestros consejos para evitar lesiones

El dolor de espalda, uno de los motivos más frecuentes de incapacidad laboral, normalmente se produce por mantener durante horas una postura incorrecta. En la situación que hemos vivido, con el confinamiento, seguramente has pasado más tiempo sentado o tumbado y has teletrabajado durante horas, sin moverte ni realizar actividad física. En este escenario el dolor muscular y las contracturas son todavía más habituales. Para que puedas cuidar tu salud postural, te damos una serie de consejos que te pueden ayudar a prevenir lesiones de espalda.

Realiza ejercicio y estiramientos cuidando la técnica

Es importante que realices durante un mínimo de 30 minutos al día ejercicio físico y estiramientos para fortalecer la musculatura de la espalda. Para ello, es importante realizar un calentamiento adecuado y cuidar la técnica de ejercicio para no sufrir lesiones. Igualmente, no realices ejercicios que acorten la columna lumbar, esto acabaría desembocando en distintas lesiones de ligamentos y pinzamientos en las fibras nerviosas. ¿Lo mejor? Partir siempre de una flexión y dejar la columna recta durante el ejercicio.

Si estás teletrabajando, adapta tu espacio de trabajo

Organiza tu espacio de trabajo para evitar posturas forzadas y si es necesario utiliza alargadores o adaptadores… Es importante que adaptes también los medios de trabajo, como sillas o mesas, a una posición adecuada, manteniendo la espalda apoyada y lo más recta posible, quedando la pantalla del ordenador a la altura de los ojos. Es recomendable que tengas un apoyo regulable para los codos o un apoya pies, y dispongas de espacio para variar el movimiento de piernas.

Intenta también combinar la posición de pie y sentado, por ejemplo, levántate para hablar por teléfono. Por último, evita hacer inclinaciones o torsiones innecesarias.

Vigila el descanso

Aunque pienses que el hecho de tumbarte en la cama ya sirve como descanso a la columna, lo cierto es que gran parte de los errores posturales se cometen en la cama. Elige un colchón firme e intenta no arquear la columna, flexionando las piernas.

Fortalece tu abdomen

Una descompensación producida por la falta de tono abdominal puede ser la causante de un exceso de curvatura en la espalda. ¡No te olvides de entrenar los músculos abdominales! Las planchas, así como los ejercicios corporales, ayudarán a trabajar esta zona.

Artículo de Mapfre